CRÓNICA 23-24J

Publicado: agosto 8, 2011 en Uncategorized

Bueno, compañeros, después de cierto retraso (que espero que me perdonéis) me dispondré a relataros nuestra experiencia “indignada” el fin de semana del 23 al 24 de Julio. Intentaré ser lo más crítico y analítico posible, aunque es posible que a veces resbale y me deje llevar un poquito por lo que vivimos, que no fue poco, a pesar del poco tiempo que estuvimos allí.

Nos incorporamos a nuestros compañeros en la Casa de Campo en el encuentro que organizaron y que correspondía a las marchas que provenían del Suroeste de la península que, por diversos problemas, no acertamos a ponernos de acuerdo y empezaron su marcha en Móstoles (como bien sabéis).

Nos deleitamos con la parafernalia que había montada en el ferial, ya que había comida, bebida, una pequeña biblioteca e incluso pudimos ver varios sitios donde los “indignados” podrían colocar sus pensamientos y opiniones. Después de comer y de un tiempo de relax participamos en la 1ª Asamblea oficial extremeña (ya que la anterior se puede considerar “no oficial” por su carácter improvisado y que se realizó en la toma de posesión de Monago en Mérida). En ella, el punto más importante a destacar fue decidir unir nuestros esfuerzos y organizarnos moviéndonos en un solo canal que nos valga para informarnos, coordinarnos, organizar futuros eventos, etc.… algo que se concretaría en la asamblea general extremeña del 6 de Agosto. Hablamos sobre la relevancia de este evento (que surgió como una propuesta villanovense) y se concretó en que se llevaría a cabo, decidiendo en la misma su posible repetición y consolidación, a la vez que concretar objetivos de la misma.

Justo después de la asamblea extremeña pudimos asistir a otra en el propio ferial en la que se contaron las propuestas e iniciativas que se estaban llevando a cabo en las distintas localidades (todos las asamblea de cada una de los sitios tomaron la palabra, y en nuestro caso concreto, fue Denis el que informó a los allí presentes) para, a continuación empezar  la marcha por Madrid para encontrarnos con las marchas del Sur y llegar a Sol todos juntos, que era lo previsto. Por el camino se empapelaron distintos centros de salud para protestar en contra los recortes y el “copago” sanitario.

Una vez llegamos al punto de reunión con la marcha Sur (en la que la fama de los andaluces fue demostrada, ya que fuimos los últimos en entrar en Sol; hecho que en sí no tiene mucha importancia, pero a modo de anécdota… tiene su punto oye), nos encontramos con compañeros del movimiento dombenitense y  entramos en la plaza.

No me quiero parar mucho en todo el buen ambiente que se respiraba, en la satisfacción que le entra a uno cuando la gente que ves por la calle te mira con interés, te anima y te aplaude (cuerpo de bomberos incluido). No me quiero parar mucho en la paradoja que implica que un grupo de indignados y cuya indignación, valga la redundancia, les ha hecho andar cientos de kilómetros tenían un sentido del humor envidiable, disfrutaban de la compañía de otras personas y como todos las manos se unían a favor del grupo y la necesidad de uno se convertía automáticamente en la obligación de otra persona desinteresada a solventarla. No me quiero parar mucho en la esperanza que se respiraba, en que a pesar de que todo se haya ido a la mierda prácticamente, se atisbe en cómo se puede arreglar con el esfuerzo conjunto de una comunidad. Es precisamente esa posibilidad de que todo vaya a mejor lo que nos unía y lo que nos daba fuerzas para continuar. No me quiero parar mucho en esto, porque como me pare…

Como decía, llegamos a Sol donde se preparó un agradable recibimiento y automáticamente nos sentimos como en casa. Pudimos comprobar de primera mano la “ciudad” de Sol y su eficiencia a la hora de organizarse y de informar a la gente. Después de un tiempo disfrutando de todo esto, comenzó una asamblea narrativa, donde todas las marchas narraron sus experiencias, resultando toda la velada conmovedora y tranquila.

24 Julio.

A título personal, sin duda, la que en un principio pensaba que iba a ser la jornada menos dinámica de nuestro fin de semana en Madrid, resultó ser la más instructiva y reveladora. Fue en la que aprendí más, en la que más me percaté de la repercusión que había tenido el concepto “15M” no sólo en España, sino también en toda Europa.

Nos dirigimos al Retiro a la asamblea sobre líneas de actuación y coordinación en la que, dando una simple vuelta, fuimos incluso testigos de una… ¡asamblea internacional!, donde a personas de diversos países se les informaba de portales y sitios del movimiento en la que seguir sus pasos y mantenerse informados y al día.

Una vez acabado el periodo dedicado a la asamblea nos dirigimos a Atocha a la manifestación que se dirigía hacia Atocha. Fue imposible echar un cálculo de la gente que había en base a lo que veíamos. Un altavoz y un  micrófono abierto mantenían entretenido al personal mientras nos fascinábamos por las ocurrencias de la gente que estaban reflejadas en sus pancartas. Eslóganes, canticos, fotos manipuladas, coreografías, instrumentos, todo ello dedicado a un mismo mensaje, un mismo objetivo.

Ya dentro de la manifestación, comenzamos la marcha pre-organizada hacia Sol. Aquí, y a título personal (aunque supongo que compartiendo la opinión con mucha gente del movimiento) debo denunciar algunos actos que vi y que se podrían atribuir perfectamente más a vándalos que a manifestantes. En concreto, la intrusión a una tienda Stradivarius y al alboroto mantenido en ella, con la que no estoy nada de acuerdo; y cuyo concepto se puede extender hacia todos aquellos actos que son explícitamente para llamar la atención y no me parecen correctos ni se mantienen dentro de nuestra línea de actuación. Nos manifestamos pacíficamente, nos interesa hacernos oír, pero no mediante actos vandálicos, nuestras armas son nuestra voz y nuestra presencia.  Para más INRI, son este tipo de actos los que aparecen en los medios de comunicación, y fácilmente pueden llevar a la desacreditación de todo el movimiento. A mí, particularmente, me hizo enfadar bastante y se me quitaron las ganas de manifestación. Menos mal que, pasado un rato, gracias al intercambio de opiniones con otros manifestantes y a centrarnos de nuevo en lo que nos acontecía nos olvidamos un poco de esto y seguimos disfrutando de la marcha hasta que llegamos a Sol.

De nuevo destacar el buen ambiente que había una vez llegado a Sol, donde una vez llegó la masa de gente, se permitió un momento de descanso hasta la hora programada de la Asamblea.

Al día siguiente se celebraron más Asambleas, que contaron incluso con la visita de todo un permio Nobel: el señor Joseph Stiglitz, que se interesó por lo que pasaba y lo que tenían que contar. A esto y demás sucesos no pudimos enterarnos, ya que nos vinimos antes.

En general, y a modo de conclusión decir, de nuevo, que ha resultado un fin de semana  muy interesante, donde pudimos aprender bastante de cómo se desarrollaban las cosas a gran escala y donde pudimos comprobar lo hondo que había calado el movimiento 15M en las personas. Sin dudarlo, repetiría las veces que haga falta.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s